BLOG

| Publicado:

Tiroides y hipotiroidismo, tipos, causas y sintomas

El tiroides es una glándula endocrina que segrega las hormonas tiroideas T3 y T4. Estas hormonas son importantes para el buen funcionamiento del organismo, desde regular el crecimiento hasta mantener un tono vital adecuado, ayudar a la termorregulación o participar en otros procesos metabólicos son algunas de las funciones en las que participan estos mensajes químicos.

A su vez, la glándula tiroides está regulada por la hipófisis. Cuando se detectan niveles bajos de hormonas tiroideas se libera TSH o tirotropina, que es la hormona estimulante del tiroides.

El hipotiroidismo es una situación clínica provocada por el déficit de hormonas tiroideas. En la gran mayoría de casos, se debe a una disminución en la función de la glándula tiroidea. Es lo que se conoce como hipotiroidismo primario; frente al hipotiroidismo secundario, que es de origen hipofisario y se caracteriza por un déficit en la producción de la hormona TSH.

Así mismo, el hipotiroidismo también puede ser de origen congénito o adquirido. Entre las causas que provocan el primero se encuentran una glándula tiroidea pequeña o inexistente y un bajo consumo en yodo. El adquirido, que es el más común en nuestro país, se debe a diversos motivos, como por ejemplo, una pérdida o destrucción del tejido glandular provocado por radiaciones o por intervenciones quirúrgicas. Un caso especial, es la tiroiditis de Hashimoto, inflamación tiroidea de origen autoinmune en la que el cuerpo destruye su propio tejido glandular tiroideo. La prevalencia del hipotiroidismo autoinmune en raza caucásica general es del 1 al 2% en mujeres frente al 0,2% en hombres.

Algunos de los primeros síntomas del hipotiroidismo son muy generales (cansancio, debilidad, somnolencia o lentitud mental) y pueden pasar desapercibidos en estadios iniciales. En algunos casos estos primeros síntomas nos podrían hacer pensar que estamos ante un hipotiroidismo subclínico, por lo que conviene realizar una analítica en sangre sobre todo en mujeres y en personas con antecedentes familiares de patología tiroidea.

Otros síntomas más característicos del hipotiroidismo son la sensibilidad al frio, estreñimiento, piel seca, uñas y pelo quebradizo, aumento de peso no justificado por cambios en la dieta, ronquera o afonía frecuente, rigidez muscular, alteraciones en el estado de ánimo o parestesias, son algunos de los signos y síntomas que refieren los pacientes que tienen hipotiroidismo, por lo que ante la presencia de varios de ellos conviene que remitamos a nuestros pacientes a su médico de atención primaria para realizar una analítica que mida los valores de hormonas tiroideas y de TSH.